Herramientas para lograr éxitos en los estudios




                           HERRAMIENTAS PARA LOGRAR ÉXITO EN TUS ESTUDIOS
 Claves para ser un estudiante exitoso

Para obtener éxito en tus estudios sigue las recomendaciones que se encuentran a continuación.

1.    Mantén un Pensamiento positivo. Lo que quiere decir que hay que estar motivado y decidido a cumplir las metas y objetivos.
2.     La Organización. Es Fundamental para alcanzar el éxito en cualquier proyecto que llevemos adelante, por lo que debemos  planificar el periodo de estudios, armar calendarios ya sean calendarios reales o calendarios virtualesorganizar los apuntes y materias.
3.    Aplicar técnicas de estudio. El desarrollo de la memoria, la lectura veloz, acostumbrar a hacer resúmenes, Utilizar mapas mentales y conceptuales, subrayar y armar cuadros sinópticos son algunas de las herramientas que van a hacer que aprender sea más sencillo.
4.    Descansar y dormir bien el día anterior al examen. Hay que tener las energías al máximo para poder rendir de la mejor manera. Hablamos en notas anteriores sobre el insomnio en estudiantes y otros temas vinculados. Recordar que el café en exceso es perjudicial.
5.    Tener un grupo de estudio. Es muy importante el valor que tiene poder  mantener un grupo de compañero cursando con las mismas personas a lo largo de la carrera
6.    Desarrollar hábitos de estudio y disciplina. La responsabilidad y la exigencia propia son los rasgos que mejor definen a un estudiante exitoso.
7.    Fortaleza y paciencia. Porque a veces las cosas pueden no salir bien y eso no debe influir en el resto de las cosas. Asimilar los errores y levantarse tras un fracaso son también características de un estudiante exitoso.
8.    Constancia. Que se traduce a poner el mismo empeño de siempre todos los días desde que tu carrea empieza hasta que termina.
No dejar todo para último momento. Algo que resulta complicado para muchos estudiantes.

Consejos para encarar esas preguntas embarazosas del examen

Estudiaste y al ver el examen encuentras una o varias preguntas que te hacen dudar si no te equivocaste de aula para rendir. Vamos a ver cómo encarar esas preguntas extrañas de examen.
Todos los estudiantes sabemos que el examen no siempre es igual a lo que habíamos estudiado. De una manera u otra, el resultado es que nos encontramos en el examen con una pregunta que no tenemos ni idea de cómo responder. Aquí unos consejos para descifrar qué es lo que hay que hacer
       No desesperarse: En particular, si hay varias de esas preguntas en el mismo examen. Si nos ponemos nerviosos no vamos a poder pensar con claridad que es justamente lo que más necesitamos.
·      Leer varias veces el enunciado: Diez, veinte, veinticinco veces si es necesario. Prestar atención al hacerlo. Leer con detenimiento, analizarlo, subrayarlo, separar palabras usando corchetes. En una palabra, desmenuzarlo lo más que podamos. Puede que saquemos un poquito más de información que a la primer leída.
·  Clasificar la pregunta: Estudiamos del texto instruccional. Bien, entonces, ¿a qué tema corresponde esa pregunta? Seguramente será complicado determinarlo, pero al menos al pensar qué temas abarca, estaremos haciendo un mejor esfuerzo por entender qué nos están preguntando.
·     Pensar posibles respuestas: Si estudiamos varios días para el examen. ¿Qué estudiamos? Pensemos para qué nos preparamos. Qué es lo que se suponía que teníamos que probar que sabíamos. Si es un ejercicio práctico, hay que pensar qué tipos de ejercicios estuvimos estudiando y a cuál se parece este.
    Empezar a contestar: No hace falta que sea en  la misma hoja del examen. Mejor tomemos una borrador y empecemos a ensayar una respuesta aunque no tengamos idea adónde nos lleva. Hagamos el mejor intento, puede que en el medio se encienda esa chispa interior y develemos el misterio. Esto es especialmente útil si estamos resolviendo un ejercicio de matemática.
   Empezar por lo más simple. Tal vez haya una pequeña parte que sí entendamos, pero que aparece “descolgada”, entonces arranquemos por ahí, que es lo único o lo que mejor entendemos. Tal vez el resto de la respuesta o solución vaya apareciendo sola.

Cómo mantenerse motivado para estudiar


Si realizamos una excelente integración entre los métodos conocidos de motivación con el conocimiento sobre cómo mantener la motivación para el estudio, podremos conseguir efectos sumamente positivos para los estudiantes no importando su edad.
“Un estudiante motivado podrá encontrar que es mucho más fácil completar todas las tareas necesarias que tiene por realizar, incluso estudiar de forma concentrada. Motivarte a ti mismo para estudiar es especialmente útil cuando sientes una baja o falta de motivación o cuando que te estás enfrentando a la procrastinarían durante tus estudios.”
 Los siguientes consejos sobre cómo estudiar de forma efectiva te ayudarán a sentirte motivado para estudiar.
¿Cómo puedes motivarte para estudiar?
 ¡El poder motivacional de tener un objetivo o meta!
Una de las técnicas más eficaces de motivación que los estudiantes pueden usar es la de fijarse unas metas bien pensadas y unos objetivos claros. Estos objetivos podrían ser a corto plazo (por ejemplo: aprobar un próximo examen) o metas a largo plazo (por ejemplo: acerca de los logros que deseas alcanzar durante tu educación en la universidad). Tener objetivos y metas es una de las mejores fuentes de motivación, ya que te mantendrá enfocado y te permitirá “hacer todo lo posible” para lograr tus metas. Además, tener objetivos inteligentemente elegidos te inspirará a alcanzar mayores logros, lo que te permitirá conseguir tu verdadero potencial. Un muy positivo efecto colateral de tener una excelente meta es que aumentará de forma drástica tu perseverancia.
Consejos importantes para el establecimiento de metas:
1.    Escribir tus metas
2.    Evite la vaguedad, las negaciones y las necesidades
3.    Dividir los objetivos complejos en objetivos principales y secundarios
4.    Defina los pasos que va a seguir para lograr su objetivo
5.    Visualice cómo logras tu objetivo y lo que se siente
6.    Date una gratificación una vez que alcances la meta
Para obtener más detalles y una explicación en profundidad sobre los aspectos antes mencionado sobre la fijación de metas, visite: Las mejores estrategias para la fijación de metas
Gratificación: ¡Recompénsate a ti mismo!
Personalmente, no creo que el acto de premiarse a uno mismo – una vez que la meta se ha llevado a cabo – sea una técnica de motivación para los estudiantes por sí mismo, pero el efecto que una gratificación puede tener en tu motivación para estudiar es estupenda y no me deja otra opción que incluir el aspecto fantástico de la gratificación en este artículo. Si sientes la necesidad urgente de sentirte motivado para estudiar, fíjate un objetivo (como se explica en el punto I. ¡El poder motivacional de tener un objetivo o meta!) y establece una compensación adecuada para cuando el objetivo se haya cumplido. ¡Es así de simple pero muy efectivo! Al recompensarte a ti mismo cada vez que logres un objetivo o meta, el cerebro provocara emociones positivas, lo que subconscientemente tu cerebro asociara que un esfuerzo equivaldrá a una agradable recompensa. Además, usted – consciente o inconscientemente – reconocerá que un esfuerzo alto se traducirá en una mejor satisfacción de acuerdo con la fórmula {alto esfuerzo en lograr el objetivo + objetivo alcanzado = gratificación}. Básicamente, comenzará a asociar los futuros retos y esfuerzos necesarios para alcanzar una meta como una nueva oportunidad de obtener recompensas (lo que equivale a emociones positivas), por lo tanto aumentara tu motivación para el estudio de manera drástica y le permitirá mantener esa motivación en un nivel alto hasta que el objetivo se lleve a cabo.
Por favor, ten en cuenta que este método sólo puede estimular tu motivación para estudiar, siempre y cuando apliques esta simple regla: {objetivo complicado = recompensa gloriosa} y {objetivo sencillo = recompensa pequeña}. Además, es crucial que NO se recompense si no fue capaz de alcanzar el objetivo fijado. De igual forma, la recompensa debe ser recibida sola una vez que se alcanza la meta, no en cualquier momento antes de esto.
Consejos importantes sobre las recompensas para sentirte motivado para estudiar:
1.    Fíjese un objetivo y establezca la compensación adecuada por su logro
2.    Asocia los esfuerzos que usted toma con una buena recompensa
3.    Retos ambiciosos requieren recompensas maravillosas
4.    Las metas sencillas sólo deben ser recompensadas ligeramente
5.    No permitas recibir una recompensa si has fallado
6.    Recompénsese posteriormente al haber logrado el objetivo
 Sólo hágalo y empiece a estudiar
Lo sé, cada vez que sientes una falta de motivación para empezar a estudiar, observaras que hay una docena de otras actividades que se ven mucho más interesante que el estudio. No importa si se trata de ver la televisión, un episodio de tu comedia favorita, la nueva película que llegará a los cines, escuchar música o salir con tus amigos. Un simple truco para superar este dilema es sencillamente “comience a estudiar”, no importa el “empujón” que uses a ti mismo para empezar a estudiar, no importa si te sientes cansado o si el material didáctico no es en absoluto interesante.
“No importa a donde vayas, siempre que puedas seguir adelante.”
¿Por qué uso la frase “Sólo hágalo” cuando te falta motivación para estudiar? Simplemente porque te permitirá liberar tu mente de todo tipo de pensamientos negativos acerca de que eres perezoso o te falta motivación. Básicamente, en lugar de perder tiempo importante preocupándote por ser poco entusiasta y perezoso (en pocas palabras: jugar a la víctima), tome acción. Usted se dará cuenta que una vez que empieces “aunque sea solo un par de minutos”, el tiempo pasará volando y te acostumbraras a tus tareas. Una vez que hayas establecido el “hábito de estudiar”, te sentirás natural y cómodo trabajando en tus tareas por un período de tiempo más largo.
Consejos importantes para simplemente ponerte en marcha con el estudio:
1.    Fuérzate a ti mismo para hacer solo 15-20 minutos de estudio por ahora
2.    No te atormentes imaginando todo lo que tienes que estudiar
3.    Trata de no posponer las cosas (procrastinar)
4.    Cuanto más te enfocas en tu tarea, más rápido se termina
5.    Imagina las consecuencias negativas de prolongar los estudios
6.    Si estás cansado, levántate y salta sobre el piso, toma una ducha o similares
7.    Evita las distracciones (televisión, Internet, correo electrónico, teléfono, Smartphone)
Un paso a la vez
 
Seamos realistas, una de las razones principales del por qué los estudiantes no están muy entusiasmados con el estudio es el hecho de que han prolongado el inicio del “trabajo” de estudiar durante mucho tiempo. Como resultado de ello no son capaces de entender las enseñanzas y los materiales de aprendizaje posteriores, lo que los obliga a convertirse en unos auto-tutores que tienen que aprender por sí mismos todo lo que habían perdido. Al final, ese es el método que consume más tiempo de estudio, como consecuencia de la prolongación de los mismos. La alternativa es mantenerte constantemente al día con tus tareas en el colegio o en la universidad de forma diaria. Esto no quiere decir que tendrás que estudiar durante varias horas cada día, desde la mañana hasta la noche. Solo significa que iras un paso a la vez, lo que te permitirá captar los contenidos posteriores y mantenerte a la vanguardia con tus tareas. Toma solo 10 minutos cada día para organizar y revisar el contenido que has aprendido en ese día. De esta manera entenderás todo lo nuevo que se está discutiendo en clase, evitando así la acumulación de lagunas de conocimiento.
Al comienzo de los estudios, escribe los objetivos específicos que pretendes lograr (como se discutió en el punto I. ¡El poder motivacional de tener un objetivo o meta!). Considere que esto es tu carta de motivación para el próximo semestre. Cada vez que sienta la falta de motivación o desinterés en el estudio, tome esta carta y vuelva a leer el propósito de por qué usted está estudiando. Dese cuenta de que estás teniendo una oportunidad “que se da una vez en la vida”, son jóvenes, tienen derecho a estudiar y que pronto van a aplicar para institutos, universidades o un trabajo, por lo que podrías hacerlo lo mejor posible, trabajar y estudiar duro y dar lo mejor que puedas para ser aceptado en el destino de tu elección. De lo contrario podrías lamentarlo en un momento posterior en el tiempo.
 Música – No hay manera más fácil de motivarse. 
La música es una maravillosa manera de estimular tu motivación, ya que provoca emociones positivas. Si se elige sabiamente, una canción puede motivarlo a estudiar porque evoca un espíritu de optimismo capaz de hacer cualquier cosa. Cuando se compara con todas las otras técnicas para mantenerlo motivado a estudiar, escuchar música es de lejos la forma más sencilla para incentivarse a estudiar. Como regla general, no debes optar por la música de baladas, chill-outs o de salón.
En su lugar, elija las canciones que encuentres motivadoras e inspiradoras, canciones que de inmediato den energía a tu cuerpo y que te hagan hacer una sonrisa de oreja a oreja. Por lo tanto, toma los auriculares, encienda el equipo de música y escuchar algunas canciones fantásticas.

 ¡Los sentimientos negativos pueden matar tu motivación!

Tendrás que hacerle frente durante tus estudios de vez en cuando a emociones negativas como la ira, la ansiedad y la decepción. Estas emociones pueden reducir drásticamente tu motivación, lo que significa que comenzarás a procrastinar con resultados negativos para tus estudios. Mi consejo para ti es no perder tu valioso tiempo y energía en sentimientos/emociones negativas y actitudes hacia los profesores, compañeros de estudio o situaciones que no podrás modificar ni controlar. Muchos de los profesores puede ser un verdadero dolor de cabeza con su egoísmo, su presión para llevar a cabo tareas o su falta de habilidades sociales. Sin embargo no serás capaz de hacerlos cambiar, por lo que la ira sería una reacción innecesaria hacia su comportamiento. Empaquete tu comportamiento negativo obteniendo excelentes calificaciones




 ¡Verdadero interés!
Otra técnica de motivación muy eficaz que ayudara a tu motivación para el estudio es el interés en el tema. ¡Verdadero interés! Si eres capaz de desarrollar un verdadero interés en lo que estás estudiando, te ayudará a estar muy motivado.
Consejos importantes para llegar a tener verdaderamente interés en el estudio:
1.    Sentir curiosidad sobre el tema
2.    Lea libros interesantes, revistas o artículos sobre el tema
3.    Haga un equipo con otras personas que estén interesadas en el tema

Elimine la procrastinación y la distracción

La procrastinacion cualquier tipo de distracción puede tener influencias negativas sobre tu capacidad para motivarte a estudiar en general. Por lo tanto, es importante que usted mismo cree su propio espacio para estudiar que no lo distraiga por cualquier medio. Sólo siéntese en una habitación donde usted no pueda sentirse distraído, esto te ayudará empezar a estudiar. Corta cualquier tipo de distracción (TV, radio, teléfono móvil, Internet, etc.) que te podrían interrumpir mientras estudias